Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Viernes 14 de Diciembre de 2018

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

VIERNES 9 DE MARZO DE 2018
11

Mi médico vs. el de la ART

Diferentes diagnósticos para una misma enfermedad. Discrepancia en la gravedad de las secuelas en un accidente laboral. Te sentís mal, pero el médico de tu trabajo no te cree ¿Qué podemos hacer cuando el diagnostico de mi medico de cabecera no coincide con el del medico laboral?

Mi médico vs. el de la ART

Entrevistamos para echar luz sobre este tema al Dr. Daniel Lorizzo, abogado especialista en derecho laboral.



¿Hay alguna ley que defina quien tiene razón?

No existe lamentablemente dentro de la ley laboral un mecanismo para zanjar esta discrepancia entre el médico laboral y el de cabecera. Sucede que los empleadores, a veces, de forma maliciosa intiman al trabajador, no le reconocen la licencia, porque no coincide con el diagnostico medico del médico laboral. El de la empresa comunica que se encuentra bien mientras que el particular que se tome licencia, y los empleadores te intiman a que retomes tu trabajo en el lapso de 48 horas con apercibimiento de considerarte incurso en el abandono de tareas.

Un caso real

Tengo un caso psiquiátrico. Su médico particular le dice que no está apto para retomar su tarea, es mas, es un conductor de ómnibus, considerando el riesgo que conlleva manejar no estando apto. La empresa le intima para que vuelva ¿Por que? Se trata de una enfermedad inculpable, en la cual no se denuncia este tipo de enfermedad en la ART, no es una enfermedad en ocasión del trabajo, y los empleadores tienen que seguir pagando el sueldo, y quieren que se le de alta, por mas que no este en condiciones el trabajador y sin cuidar su salud, para que no sea una “perdida” para la empresa.



¿Qué se hace en un caso así?

Hay muchos colegas que en estas ocasiones intiman al empleador a que reconozcan la licencia medica bajo el apercibimiento de considerarse por despedido. Nosotros aconsejamos no hacer esto de forma apresurada, porque los tribunales después tienen en cuenta a la hora del despido.

Lo que dice la jurisprudencia es que un empleador responsable y de buena fe, con un sentido de colaboración y que pretende que la relación laboral continúe, debería llamar a una junta medica cuando hay discrepancia, donde se convoque al medico tratante del trabajador y a los profesionales de la medicina laboral, de esa forma van a ser los médicos los que se tendrán que poner de acuerdo para saber si puedo trabajar o no.

En el caso de que le pase a cualquier trabajador, tiene que mandar un telegrama, poniendo los certificados médicos de su profesional a disposición, y solicitar bajo los principios de la buena fe, que el empleador lo llame a una junta medica, y siempre tienen que estar a derecho de la revisación medica, nunca pueden negarse a asistir porque eso seria una mala fe por parte del trabajador.


Este artículo fue publicado el día VIERNES 9 DE MARZO DE 2018 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

Mi médico vs. el de la ART

Diferentes diagnósticos para una misma enfermedad. Discrepancia en la gravedad de las secuelas en un accidente laboral. Te sentís mal, pero el médico de tu trabajo no te cree ¿Qué podemos hacer cuando el diagnostico de mi medico de cabecera no coincide con el del medico laboral?

Mi médico vs. el de la ART

Entrevistamos para echar luz sobre este tema al Dr. Daniel Lorizzo, abogado especialista en derecho laboral.



¿Hay alguna ley que defina quien tiene razón?

No existe lamentablemente dentro de la ley laboral un mecanismo para zanjar esta discrepancia entre el médico laboral y el de cabecera. Sucede que los empleadores, a veces, de forma maliciosa intiman al trabajador, no le reconocen la licencia, porque no coincide con el diagnostico medico del médico laboral. El de la empresa comunica que se encuentra bien mientras que el particular que se tome licencia, y los empleadores te intiman a que retomes tu trabajo en el lapso de 48 horas con apercibimiento de considerarte incurso en el abandono de tareas.

Un caso real

Tengo un caso psiquiátrico. Su médico particular le dice que no está apto para retomar su tarea, es mas, es un conductor de ómnibus, considerando el riesgo que conlleva manejar no estando apto. La empresa le intima para que vuelva ¿Por que? Se trata de una enfermedad inculpable, en la cual no se denuncia este tipo de enfermedad en la ART, no es una enfermedad en ocasión del trabajo, y los empleadores tienen que seguir pagando el sueldo, y quieren que se le de alta, por mas que no este en condiciones el trabajador y sin cuidar su salud, para que no sea una “perdida” para la empresa.



¿Qué se hace en un caso así?

Hay muchos colegas que en estas ocasiones intiman al empleador a que reconozcan la licencia medica bajo el apercibimiento de considerarse por despedido. Nosotros aconsejamos no hacer esto de forma apresurada, porque los tribunales después tienen en cuenta a la hora del despido.

Lo que dice la jurisprudencia es que un empleador responsable y de buena fe, con un sentido de colaboración y que pretende que la relación laboral continúe, debería llamar a una junta medica cuando hay discrepancia, donde se convoque al medico tratante del trabajador y a los profesionales de la medicina laboral, de esa forma van a ser los médicos los que se tendrán que poner de acuerdo para saber si puedo trabajar o no.

En el caso de que le pase a cualquier trabajador, tiene que mandar un telegrama, poniendo los certificados médicos de su profesional a disposición, y solicitar bajo los principios de la buena fe, que el empleador lo llame a una junta medica, y siempre tienen que estar a derecho de la revisación medica, nunca pueden negarse a asistir porque eso seria una mala fe por parte del trabajador.


Este artículo fue publicado el día JUEVES 8 DE MARZO DE 2018 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.