Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Sábado 20 de Enero de 2018

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

DOMINGO 31 DE DICIEMBRE DE 2017
0

Jueces y parte

Un empleado judicial con actividad gremial se vio afectado por las decisiones arbitrarias de los jueces camaristas de quienes depende. Ahora denuncia a sus jefes por mala administración, el resultado: más prácticas desleales en su contra.

Jueces y parte

Desde principios de 2015 la rutina de Ignacio Manso Braña en la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional se convirtió en un calvario. Por ese entonces, y con una participación muy activa en todo lo que tuvo que ver con las reformas penales, fue llegando al terreno sindical.

“Para mantener precarizados a los empleados, había muchos cargos vacantes sin cubrir por decisión de los jueces”, explicó y expone que, en el Poder Judicial, ante un despido el trabajador queda “automáticamente en la calle sin indemnización”. Ante eso, y siendo Ignacio el único empleado afiliado al gremio de los judiciales, pidió la efectivización de sus compañeros. “Los efectivizaron, pero de ahí en adelante arrancó una catarata de hechos, persecuciones y prácticas desleales contra mí, fruto de la arbitrariedad que gozan muchos jueces”, confesó.

Manso denuncia quita de horas y de tareas, prohibición de salir a las reuniones sindicales, demora en el pago del salario y que le negaron varios ascensos. “Ya en 2015 hubo una reducción en la carga de trabajo. El empleado judicial esta legitimado por la cantidad de causas que lleva y al quitarle trabajo a uno, lo deslegitiman frente a sus compañeros. Además, utilizaron esta cuestión para negarme los ascensos teniendo el mejor promedio para hacerlo”.

Problemas con el sueldo: “me dieron una licencia gremial, el sueldo dejó de pagármelo la Cámara y lo hacia el gremio, cuando me reintegré los jueces se olvidaron de avisar que volví y recién lo hicieron el día 25 del mes, dos días después del cierre de salario, con lo cual no me pudieron pagar hasta el próximo mes”.

Recientemente a Ignacio los jueces le van a reducir el sueldo luego de revisar todos los recibos y encontrar un error de cálculos en su antigüedad. Denuncia que no solo le van a pagar menos, sino que va a tener que devolverle al Poder Judicial $13.000 por lo cobrado de más desde 2008 a la fecha, además le iniciaron un sumario por haber realizado una batucada frente a la Cámara.

Los jueces que integran la Sala IV de la Cámara Criminal y Correccional son los doctores Alberto Seijas, como presidente, y Mariano González Palazzo y Carlos Alberto González, como vocales.

El abogado de Manso señaló que cuando uno denuncia, lo hace contra el Estado Nacional por las practicas del Poder Judicial. “Acá los que están implicados son los camaristas, ellos son los perpetradores de esta práctica desleal”, dijo el denunciante.

“Después será el Consejo de la Magistratura en determinar el tipo de responsabilidad que tienen y si le pueden costar un Jury o la destitución. Sabemos que una de las causales es el mal desempeño en sus funciones, no solo con las causas sino también con las cuestiones administrativas”.

Manso habla de la arbitrariedad que llegarían a manejar estos camaristas. “Estamos hablando de un Poder Judicial en el que los jueces dictan un reglamento fijando las condiciones laborales, ellos toman las designaciones de quienes ascienden o no, y si un empleado tiene la irreverencia de pedir la revisión de esa designación, son los mismos jueces de la Cámara los que la revisan”.

En el Consejo de la Magistratura hicieron una comunicación informando los hechos que se están produciendo. Hay además un expediente en la Corte Suprema por los ascensos postergados, e interviene la Cámara Laboral a raíz de las denuncias iniciadas en los juzgados 9 y 57. Manso presentó también una cautelar para que le permitan gozar de los créditos horarios como delegado sindical, y dejaron asentada una denuncia personal por los hechos arbitrarios sobre él.

“Nosotros desde el mes de abril que estamos con esa denuncia y con la de la Corte. Todavía no ha avanzado en nada el expediente. Esperamos que haya una resolución pronto de este tema, y que la justicia laboral actué lo más rápido posible.”, concluyó


Este artículo fue publicado el día DOMINGO 31 DE DICIEMBRE DE 2017 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

Jueces y parte

Un empleado judicial con actividad gremial se vio afectado por las decisiones arbitrarias de los jueces camaristas de quienes depende. Ahora denuncia a sus jefes por mala administración, el resultado: más prácticas desleales en su contra.

Jueces y parte

Desde principios de 2015 la rutina de Ignacio Manso Braña en la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional se convirtió en un calvario. Por ese entonces, y con una participación muy activa en todo lo que tuvo que ver con las reformas penales, fue llegando al terreno sindical.

“Para mantener precarizados a los empleados, había muchos cargos vacantes sin cubrir por decisión de los jueces”, explicó y expone que, en el Poder Judicial, ante un despido el trabajador queda “automáticamente en la calle sin indemnización”. Ante eso, y siendo Ignacio el único empleado afiliado al gremio de los judiciales, pidió la efectivización de sus compañeros. “Los efectivizaron, pero de ahí en adelante arrancó una catarata de hechos, persecuciones y prácticas desleales contra mí, fruto de la arbitrariedad que gozan muchos jueces”, confesó.

Manso denuncia quita de horas y de tareas, prohibición de salir a las reuniones sindicales, demora en el pago del salario y que le negaron varios ascensos. “Ya en 2015 hubo una reducción en la carga de trabajo. El empleado judicial esta legitimado por la cantidad de causas que lleva y al quitarle trabajo a uno, lo deslegitiman frente a sus compañeros. Además, utilizaron esta cuestión para negarme los ascensos teniendo el mejor promedio para hacerlo”.

Problemas con el sueldo: “me dieron una licencia gremial, el sueldo dejó de pagármelo la Cámara y lo hacia el gremio, cuando me reintegré los jueces se olvidaron de avisar que volví y recién lo hicieron el día 25 del mes, dos días después del cierre de salario, con lo cual no me pudieron pagar hasta el próximo mes”.

Recientemente a Ignacio los jueces le van a reducir el sueldo luego de revisar todos los recibos y encontrar un error de cálculos en su antigüedad. Denuncia que no solo le van a pagar menos, sino que va a tener que devolverle al Poder Judicial $13.000 por lo cobrado de más desde 2008 a la fecha, además le iniciaron un sumario por haber realizado una batucada frente a la Cámara.

Los jueces que integran la Sala IV de la Cámara Criminal y Correccional son los doctores Alberto Seijas, como presidente, y Mariano González Palazzo y Carlos Alberto González, como vocales.

El abogado de Manso señaló que cuando uno denuncia, lo hace contra el Estado Nacional por las practicas del Poder Judicial. “Acá los que están implicados son los camaristas, ellos son los perpetradores de esta práctica desleal”, dijo el denunciante.

“Después será el Consejo de la Magistratura en determinar el tipo de responsabilidad que tienen y si le pueden costar un Jury o la destitución. Sabemos que una de las causales es el mal desempeño en sus funciones, no solo con las causas sino también con las cuestiones administrativas”.

Manso habla de la arbitrariedad que llegarían a manejar estos camaristas. “Estamos hablando de un Poder Judicial en el que los jueces dictan un reglamento fijando las condiciones laborales, ellos toman las designaciones de quienes ascienden o no, y si un empleado tiene la irreverencia de pedir la revisión de esa designación, son los mismos jueces de la Cámara los que la revisan”.

En el Consejo de la Magistratura hicieron una comunicación informando los hechos que se están produciendo. Hay además un expediente en la Corte Suprema por los ascensos postergados, e interviene la Cámara Laboral a raíz de las denuncias iniciadas en los juzgados 9 y 57. Manso presentó también una cautelar para que le permitan gozar de los créditos horarios como delegado sindical, y dejaron asentada una denuncia personal por los hechos arbitrarios sobre él.

“Nosotros desde el mes de abril que estamos con esa denuncia y con la de la Corte. Todavía no ha avanzado en nada el expediente. Esperamos que haya una resolución pronto de este tema, y que la justicia laboral actué lo más rápido posible.”, concluyó


Este artículo fue publicado el día DOMINGO 31 DE DICIEMBRE DE 2017 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.